Se encuentra usted aquí

Código de Ética

 

Como ustedes saben, Montaña Despierta, Espacio para la Práctica de la Meditación Inspirada en el Zen, recientemente recibió el sello de afiliación a la organización Branching Streams (http://branchingstreams.sfzc.org), la cual es una red de centros de Dharma en la tradición de Suzuki Roshi, fundador del Centro Zen de San Francisco.

 

Al igual que para estos otros grupos, el propósito de Montaña Despierta es hacer accesible a las personas interesadas la práctica de la meditación inspirada en el Zen, así como las enseñanzas del Buddha y de otras tradiciones espirituales que giran en torno a valores humanos como la sabiduría y la compasión. Estas enseñanzas y valores son expresados por los varios maestros y maestras que nos visitan año con año y que hacen una transmisión profunda de corazón a corazón. Nuestra práctica fluye del entendimiento de que todos los seres son Buddha y de que sentarse en meditación es en sí mismo la realización de nuestra naturaleza de Buddha o el despertar.

Estamos dedicados a cultivar una práctica centrada en la diversidad y en el acercamiento a la  alteridad, disolviendo las barreras que perpetúan el sufrimiento derivado de la separación, el prejuicio y la discriminación. Intentamos desarrollar conciencia sobre las maneras en que hemos sido condicionados a rechazar la otredad y diferencia dentro de nosotros mismos y los demás. Creemos que este condicionamiento obstaculiza nuestra capacidad de ver a todos y a todas como Buddha. Por lo tanto, nos proponemos profundizar en la intención de transformar cualquier actitud o comportamiento en nosotros mismos o en nuestra sangha que disminuya la humanidad o valor inherente de otras personas o grupos humanos.

Transitamos por la ruta humana manifestando nuestra conexión íntima con todos los seres. La fuente de nuestro asombro es el misterio y vastedad de la experiencia humana y de la vida. En Montaña Despierta les damos la bienvenida a personas de toda raza, nacionalidad, clase social, género, orientación sexual, creencia religiosa, edad y habilidad.

Montaña Despierta existe para explorar las preguntas que nos interpelan a los seres humanos, nutrirnos mutuamente en nuestra práctica y encontrar caminos de reflexión para el beneficio de todos. Cuando surgen conflictos apelamos al diálogo y a la escucha profunda. También al apoyo incondicional ofrecido por nuestros maestros y maestras. Si bien sabemos que es necesario un cierto liderazgo para el buen funcionamiento del camino que nos hemos trazado, tratamos de no utilizar estas posiciones para establecer jerarquías absurdas o contribuir al engrandecimiento individual basado en fines mezquinos. Nos damos la oportunidad de aprender sobre la marcha y sobre todo de nuestras equivocaciones.

 

Este es nuestro código y es lo que nos inspira. A nosotros y a muchos otros que se han ubicado dentro de una práctica y tradición milenaria. ¡Muchas gracias por apoyar y querer ser parte de Montaña Despierta!




Jukai (ordenación laica) en Montaña Despierta, 2014.